SISTEMAS RULETA PRINCIPAL   MAPA DEL SITIO
Una guía completa para el apostador de ruleta, sistemas para ganar al casino & ruleta.
Jugadores famosos de la ruleta

LA FABULOSA HISTORIA DE LOS GARCIA-PELAYOS

Libro Pelayos

La Fabulosa Historia de Los Pelayos. Iván y Gonzalo García-Pelayo (Plaza y Janés, octubre 2003).

Basándose en la premisa de que algunas ruletas concretas deben tener alguna imperfección física y que no existe la ruleta perfectamente aleatoria (abombamientos, tamaño de los casilleros de los números, flexibilidad de las placas separadoras, etc.) basta con examinar los números ganadores durante varios miles de lanzamientos buscando un sesgo hacia los que más frecuentemente aparecen. Si la ruleta tiene una pequeña deformación o abombamiento y, digamos, el 21 está en un "valle", tal vez salga con más frecuencia de lo que cabría esperar y superados ciertos valores es favorable apostarlo (puede que ese sesgo supere la ventaja teórica del 2,7% del casino).

Tras examinar al menos 5.000 "bolas" (lanzamientos) sobre una ruleta real, se analizan los números que han salido más de lo normal. Salir "más de lo normal" significa que ese número aparezca "más de 1/36 de las veces", que sería lo habitual para obtener un premio [también podría hacerse con 1/37 ó 1/38, pero García pelayo prefiere el probabilidad vs premio].

Para saber si esa desviación es debida a un sesgo real del mecanismo de la ruleta o al puro azar, se comparan esos valores con dos límites. El primer límite es aquel que en una simulación realmente aleatoria por ordenador abarca al 95% de los casos (sólo un 5% de los casos se pasan del límite). El segundo límite es el que engloba al 99,95% de las simulaciones (sólo un 0,05% de los casos pasan ese límite).

Si tras esas 5.000 tiradas comprobadas algún número supera el primer límite significa que casi con toda probabilidad habrá un sesgo real sobre ese número en esa ruleta debido a algún defecto (no hace falta saber cuál). Y se se supera el segundo, más estricto, el sesgo será según García-Pelayo "absolutamente seguro y cierto" mientras esa ruleta no se modifique o manipule.

Por ejemplo: si tras 20.000 pruebas se espera el valor de +278 como límite al 99,95% y se observa que el 36 ha salido +633 veces de lo normal... es que algo extraño pasa. Conclusión: algo realmente extraño le pasa al 36, y hay que jugarlo porque es un número ganador. Si ese sesgo supera el 2,7 ó 5,4% de margen que tiene el casino, que es lo que sucede al pasar esos dos límites, la ruleta puede considerarse, en palabras de García-Pelayos, "una caja de ahorros" más que un juego de azar.

Aplicando este sencillo sistema de forma metódica, con miembros del equipo (casi todos familiares) que durante semanas tomaban números, mientras otros apostaban posteriormente, el Clan de los Pelayos ganó mucho dinero en el Casino de Madrid, en Barcelona, en Canarias... y en Amsterdam, en otras ciudades europeas y prácticamente en el resto del mundo, incluyendo Las Vegas y Australia. Las ganancias se elevaron a más de 250 millones de pesetas durante tres años a principios de los 90. Los casinos, obviamente, tomaron sus contramedidas cuando descubrieron a los sistemistas, cambiando las ruletas de sitio, de modelo o intercambiando piezas de unas y otras.

El libro incluye múltiples anécdotas personales, está escrito razonablemente bien (aunque para mi gusto lo mejor no es su narrativa, sino la parte físico-matemática) y describe a la perfección los múltiples problemas a los que los ganadores se tuvieron que enfrentar en todas partes: expulsión de los casinos por las buenas "y por las malas", y algunas de las batallas legales para recuperar su derecho a jugar (que ganaron en varias ocasiones al Casino de Madrid). Se habla de personajes como Juan Carlos Mortensen, amigo del grupo de los Pelayos, que ganó las Series Mundiales de Poker; de Edward O. Thorp y su libro Beat the Dealer donde se describió la estrategia ganadora para el BlackJack, y se menciona de pasada a un grupo de "personas del Este" que juegan a la ruleta con un sistema "balístico" similar al de los Eudaemons, pero sin ordenadores (la trayectoria de la bola y el lugar aproximado de caída se calcula "de cabeza").

De los tres apéndices que incluye el libro el primero describe el sistema para la ruleta, el segundo algunos datos sobre el Texas Hold'em (Sin Límite de Texas) y el tercero un sistema para la Quiniela (1X2) que es probablemente lo más pobre y menos creíble/comprobable del libro: de hecho los autores aseguran que formaron una peña para este sistema pero dado que era carísimo de jugar (casi 15 millones de pesetas a la semana) y el largo plazo requerido para garantizar el sistema (de 3 a 5 años) decidieron disolver el negocio.

Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo